Páginas vistas en total

Translate

domingo, 22 de octubre de 2017

Tercera y ultima parte CAMINO PRIMITIVO 2017.

Aquí dejo la PRIMERA y SEGUNDA parte por si no pudiste leerlas anteriormente.

Lugo - Santiago de Compostela.

Nos levantamos sobre las 7:00 de la mañana como había estado siendo habitual en los días anteriores en nuestra peregrinación, aunque esta vez mas cansados arrastrábamos ya el cansancio y las resacas se iban acumulando pero al fin y al cabo todo listo para un nuevo día.
Las mochilas preparadas, nosotros preparados para desayunar, la curiosidad por ver que nos esperaba en aquella nueva variante que íbamos a tomar, ojeábamos la guía aunque solo veíamos los mapas, estaba en Alemán, en cierto modo el tomar esta variante era por que así evitaríamos durante unos kms el entrar por Melide y poder  hacerlo por Arzua.

Comenzamos a caminar siguiendo conchas y flechas amarillas como era algo habitual, cruzamos el puente romano sobre el río Miño,  disfrutamos de las vistas del río pero cuando llegamos a la altura de la pasarela la chica alemana dice que debemos girar a mano derecha, no hay ninguna flecha de ningún tipo, ningún panel informativo o un simple ruta alternativa pintada en alguna piedra.
Nos fiábamos de la guía que llevaba la chica alemana ya que nos indicaba eso, así que nos desviamos y por primera vez dejábamos de seguir flechas amarillas y a escasos 20 metros vemos en un poste de madera una chapita de metal con una especie de flecha verde indicando el nombre Friol, aquel iba a ser nuestro destino de aquel día.

Empezamos a caminar y llegamos a un cruce donde había flechas de todo tipo, teníamos 2 opciones girar a la izquierda o seguir recto pero en ese momento apareció una mujer y nos indico que íbamos bien, que debíamos seguir recto y al llegar al puente no debíamos cruzarlo, sino meternos a la izquierda, y seguir el cauce del río, yo ya lo he hecho nos espeto con su acento gallego!!!

Así que así lo hicimos como nos había indicado y justo cuando llegamos al puente y tomamos el desvió a la izquierda, nos metemos en mitad de huerto con unas hierbas que nos llegaban a mitad de las rodillas, en realidad se visualizaba un pequeño sendero pero que por el poco paso de la gente, la naturalezas se iba  apoderando de el.

En cierto modo pensé que era un error el haber tomado esas desviaciones, no esperaba gran cosa de ella pero que equivocado estaba!! Una vez mas el camino me dio una lección....

Comenzamos a seguir el cauce del rió cubiertos de todo tipo de arboles, primer obstáculo del día, o nos metimos mal o algo no habíamos hecho correcto, llegamos a un muro de piedra, o lo saltabas o lo bordeabas con la posibilidad de caer al rió y la verdad no estaba la cosa para darse un baño ya que lo que en días anteriores era algo impensable, las 9:00 de la mañana y aun caminando con la sudadera puesta hasta pasadas las 10:30 de la mañana no nos la quitamos, entre la humedad del rió y que apenas entraba ningún rayo de sol que caldeara el ambiente al menos el que conseguía penetrar aquella frondosa vegetación de arboles despertaba una variedad de colores entre las hojas y el rocío del la mañana.

Seguíamos caminando rodeados de naturaleza pura y dura, mientras caminamos hubo un momento que nos detuvimos ya que el ruido de nuestras pisadas se estaba entre mezclando con un ruido de agua, nos detuvimos y pensamos que habría alguna caída de agua así que seguimos caminando con la esperanza de poder verla, según íbamos caminando aquel sonido salido de la naturaleza iba aumentando según íbamos avanzando con nuestras pisadas, hasta que llegamos a una cascada, allí nos detuvimos y tomamos el primer descanso, estábamos asombrados entre tanta pasarela y lugares que nos iban sorprendiendo a golpe de vista por su tranquilidad y belleza natural.

Una vez terminando aquel frondoso bosque, empezamos a ver pequeñas aldeas, mientras se nos echa la mañana encima conseguimos encontrar un bar para poder tomar algo, después de retomar fuerzas y descansar un rato emprendemos de nuevo la marcha, seguíamos siguiendo flechas verdes pero de momento encontramos flechas amarillas, así que seguimos la opción de las flechas amarillas nos daban mas seguridad pero gran error el nuestro una vez llegados a Friol, nos enteramos que  si seguíamos las flechas verdes cogíamos mucha menos carretera, y es que los últimos 14 km fueron por carretera al seguir las flechas amarillas.

Así que  al día siguiente teníamos claro que solo íbamos a seguir flechas verdes por muchas que viéramos amarillas jajajajaja. Pasamos la tarde en Friol, cuando nos disponemos a cenar, el único restaurante del pueblo tenia el día de descanso los lunes, que casualidad la nuestra, fuimos a dos bares y en ninguno hacían cenas, así que optamos por la cena mas peregrina de todas ir al super y comprar un poco de todo, pasamos la noche al fresco del parque y sobre mitad de noche nos fuimos a dormir.

Sobre las 8:00 de la mañana despertamos y salimos a caminar, esta vez el camino nos llevaría al camino del norte y nuestra parada seria el Monasterio de Sobrado de Monxes.
El día transcurría entre bosque con todo tipo de arboles pero la sensación de naturaleza y estar en plena libertad fue al adentrarnos entre un bosque de pinos, donde el suelo que pisábamos era completamente verde y el silencio que allí se respiraba tan solo entrecortado por los silbidos del aire.

Cuando nos dimos cuenta de nuevo estábamos ya en el camino del Norte, nos dimos cuenta al ver ya un gran numero de peregrinos, que estos dos días atrás no nos habíamos cruzado con ninguno de ellos.
Llegamos al Monasterio a alojarnos y ya nos quedamos allí todo el día, salimos fuera a cenar y encontré a un grupo de mujeres francesas que habían empezado hace 10 años el camino en Le Puy en Velay e iban haciendo cada año un trozo, este era su ultimo año ya que llegaban a Santiago, estuvimos hablando al contarles que yo también había hecho ese camino pero seguido empezado y acabado. Entre vinos cervezas y la cena nos fuimos a dormir. Mañana entraríamos por Arzua y otra vez el Camino Francés con todo lo que eso conlleva.

Nos despertamos con los primeros ruidos de los primeros peregrinos a eso de las 5:00 de la mañana, así que aunque quería dormir, el ruido de cremalleras, bolsas y cosas por los suelos me fue imposible, así que cuando no puedas con tu enemigo unete a el, así que sobre las 6:00 me desperté para salir sobre las 8:30 enseguida entramos en el camino francés aquello era un jolgorio, gente corriendo por coger una cama, albergues reservados desde hacia días, y nosotros caminando con la tranquilidad que sabíamos que el camino siempre nos da un sitio para dormir, así que una vez llegados a Arzua hicimos una parada técnica, que a mi se me alargo un poco hasta las 19:30 y aun tenia 8 km mas por delante, había encontrado un albergue del que había que desviarse un poco del camino al que llegue completamente de noche pero con la felicidad en el cuerpo de los vinos y chupitos de hierbas que había tomado en Arzua, me duche y caí en la cama al instante.
Mis compañeros de camino, los chicos de Barcelona, también estaban en aquel albergue pero saldrían mucho antes, ya que el objetivo del día siguiente era ya llegar a Santiago de Compostela y como uno de ellos iba un poco mal del pie, decidieron salir antes de lo que estábamos acostumbrados.

Me despierto a las 8;00 de la mañana completamente solo en la habitación donde había dormido, en el albergue solo quedaba una familia con niños, todos los demás se habían marchado hacia horas, con la tranquilidad que arrastraba de todos los kms acumulados, salir casi a las 9;30, y el día de hoy iba a ser movido, aun tenia que pasar por CASA VERDE, que sabes cuando entras pero no cuando sales!!!

Una vez hecha la parada en Casa Verde todo ya se veía de una manera distinta, tenia que llegar a Santiago? si pero no sabia si hoy o ya mañana, el rumor que se oía por el camino era Pedrouzo Completo, no hay sitios, tienen que abrir el polideportivo y hay ya no se cuantas personas esperando, cosas de hacer el camino en agosto pero bueno seguía caminando, parando en cada lugar, aunque yo no lo sabia la decisión estaba tomada, iba a llegar a Santiago de noche como hice en mi primer camino.

Llegados a Pedrouzo hice una parada técnica, tenia que reponer fuerzas, y así lo hice después de comer tomando todo tipo de licores y bebidas espirituosas, me llegaban noticias desde ciudad Santa si o si tenia que llegar, así que tome por ultima vez un trago de aquel chupito de hierbas, abroche mis zapatillas, ajuste mi mochila y empecé a caminar, algún peregrino extranjero me decía "Pedrouzo is full, Polideportivo!!!!" y les contestaba que no, que yo iba a Santiago, su cara era de asombro completamente, salí entorno a las 18;30, aun me quedaban 19 km por delante de un camino que me conozco como la palma de la mano, ya que lo he recorrido las 8 veces que he entrado a Santiago.

La noches se iba echando encima mía, me cruzaba con algún lugareño que paseaba y me miraba extrañado al mismo tiempo que me daba las buenas tardes o un buen camino.
Ya había dejado atrás el aeropuerto, Lavacolla y me disponía a subir el Monte Do Gozo completamente de noche, la suerte que estaba teniendo es que el cielo se estaba llenando de estrellas por segundos, cada vez que levantaba la cabeza estaba mas lleno. Cuando me quise dar cuenta ya esta en la Rua San Pedro que me llevaría a la praza Cervantes para terminar bajando esos pocos escalones del arco del palacio para por fin entrar en el Obradorio completamente de noche y sin nadie allí, toda la plaza era para mi solo, estaba tranquila, no con ese alboroto que hay durante el día y la tarde, era mi momento, era mi plaza, era mi final de este camino.