Páginas vistas en total

Translate

miércoles, 13 de mayo de 2015

"Vía Podiense + Camino Francés".



Comenzamos en la ciudad francesa de Le Puy en Velay donde hacia el año 950-951 el obispo Gotescalco emprendia su peregrinacion con su comitiva hacia Santiago.


Unos 1065 años después otro peregrino pero sin ser obispo y sin comitiva que le acompañe aunque con algún cardenal encima suya, su mochila, unos pocos apuntes y con la ayuda de los amigos de #Columbus emprenderemos esta ruta.


Que dará comienzo el día 1 de Julio con el tren Alicante - Barcelona, ya haciendo noche en la ciudad condal, bajo la primera luna llena de las 3 que encontrare durante mi trayecto así que podríamos decir que voy a estar de peregrinación durante 3 lunas llenas (2/7 - 31/7 y 29/8/ )  para el día 2 coger otro tren Barcelona - Lyon y ya a medio día Lyon - Le Puy Velay, con el tiempo suficiente para visitar la ciudad, llegar al albergue descansar un poco  y el día 3 de julio empezar a caminar con la primera etapa  Le Puy Velay - Saint Privat d´Allier con unos 23,5km (adjunto unas fotos de estas primeras ciudades)

Le Puy Velay
Saint Privat d´allier
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        Al estar casi 30 días por tierras francesas recorreremos pueblos que te harán pensar que estas en la Francia medieval, algunos estancados en casas de hace 400 y 500 años, pasando por 8 de los 100 pueblos mas bonitos de Francia segun  Les Plus Beaux Villages de France,  los primeros  750 km son por tierras francesas por un Sendero de Gran Recorrido, mas concretamente el GR65,  hasta llegar a Saint Jean Pied de Port donde donde cruzaremos los pirineos y ya enlazaremos con el camino francés en tierras españolas a finales del mes de julio o los primeros días del mes de agosto para llegar a Santiago de Compostela y si aun quedan fuerzas llegar hasta Finisterre y Muxía a finales del mes de agosto o primeros días de septiembre.

El acceso a redes sociales sera limitado por lo que solo podre conectarme cuando coja wifi o ya cuando entre en territorio español con mi linea de datos, así que el blog desde Julio hasta mediados de Septiembre estará un poco desatendido por esto que os digo, si queréis seguir las peripecias de este peregrino las podréis seguir a través de facebook en la fan-page del mismo nombre que el blog  Caminar Como Hobby este es el enlace:

https://www.facebook.com/Caminarcomohobby?fref=ts




"E Ultreya, e suseya, Deus aia nos"

jueves, 7 de mayo de 2015

Milagros atribuidos al Camino de Santiago



El milagro de la gallina y el gallo.

En el siglo X peregrina a Compostela un joven con sus padres. Se hospedan en una posada y, a la mañana siguiente, el joven es acusado de robo por una sirvienta despechada. Es juzgado y condenado a la horca. Sus padres, apenados, continúan la peregrinación.
A la vuelta, se paran delante de los restos de su hijo, que aún cuelga, y éste les sonrío. Ellos, entonces, corren a informar  al Corregidor, que está sentado en  la mesa  a punto de comer. Este, les contesta que su hijo está tan muerto como el gallo y la gallina que se prepara a comer. En ese momento, gallo y gallina saltan de las bandejas y revolotean sobre la mesa del Corregidor para dar fe al testimonio de los padres.




El milagro de la Transustanciación en El Cebreiro 

En cuanto al Cebreiro, cuenta la tradición que un tormentoso día acudió a escuchar misa un vecino de la aldea de Barxamaior. El monje que celebraba, mientras consagraba el pan y el vino, pensaba en la candidez del pobre hombre y en que no merecía la pena venir en semejante día para asistir, aterido de frío y calado hasta los huesos, a un milagro que todos los días tenía lugar, en el que todos creían pero que nadie había visto.
En estos pensamientos estaba perdido el poco piadoso fraile cuando contempló cómo el pan se había convertido en un pedazo de carne y el cáliz rebosaba de sangre.


 La leyenda del abad Virila.

San Virila fue un monje nacido en las inmediaciones del monasterio de Leire, del que llegó a ser abad.
Un día de primaveral se interna en el bosque cercano leyendo un libro y cavilando sobre la eternidad. En la espesura del bosque aparece un ruiseñor, cuyos trinos lo deja prendado del canto del pájaro hasta que se adormece.
Cuando se despierta le cuesta encontrar el camino de vuelta hasta que al fin ve el monasterio al fondo. Al llegar a la portería, nadie le reconoce. Buscando en el archivo del cenobio encuentran un abad Virila “… perdido en el bosque …”, pero hacía trescientos años. Es entonces cuando en el monasterio son conscientes del milagro acaecido y en pleno Te Deum se abre la bóveda de la iglesia y se oye la voz de Dios “… Virila, tu has estado trescientos años oyendo el canto de un ruiseñor y te ha parecido un instante. Los goces de la eternidad son mucho más perfectos …”.




Traslacion del Apostol.

Muerto el Apóstol, los siete discípulos que había llevado consigo cuando estuvo en España robaron por la noche el cuerpo que Herodes prohibió enterrar. Ocultamente lo llevaron hasta el puerto de Jaffa donde milagrosamente encontraron una nave sin remeros ni piloto en la que embarcan dos de ellos, Teodoro y Atanasio.
Ayudados por un viento favorable, en un trayecto de siete días realizado bajo la guía divina y con una tripulación angelical, la embarcación arriba a las costas gallegas en Iria Flavia.


Fuente Reniega.

Aquí se apareció el diablo en forma de apuesto joven a un sediento caminante que subía el puerto en pleno verano.
El diablo le ofreció la posibilidad de refrescarse y de beber si renegaba de Dios, de la Virgen María y, finalmente, del apóstol Santiago. El peregrino rehusó por tres veces la tentación y se puso a rezar pidiendo ayuda a las alturas.
Entonces, el joven diabólico desapareció entre una nube de azufre, y en su lugar apareció la cristalina fuente, donde sació su sed.

Virgen del Txori.

En la parte más elevada del puente que da nombre a esta localidad, existió una torreta cubierta que custodiaba una imagen de la Virgen.
Se cuenta que un txori (pajarillo en euskera) acudía cada cierto tiempo y quitaba con sus alas las telarañas de la imagen y, mojando su pico en el agua, la limpiaba.
Las visitas del txori se sucedieron durante años, cesando en 1843 al destruirse la torreta en que se hallaba la capilla de la Virgen. En esa fecha se trasladó la imagen de Nuestra Señora del Puy a su actual ubicación en la iglesia de San Pedro.

El siguiente milagro lo encontramos en el libro II del Codex: “De los treinta loreneses y del muerto a quien el Apóstol llevó en una noche desde los puertos de Cize hasta su monasterio”.

Se cuenta que 30 caballeros peregrinaban juntos y todos, excepto uno, dieron palabra de socorrerse mutuamente y no abandonarse ante las dificultades. En el momento en que uno de ellos cayó enfermo todos lo abandonan salvo el que no dio palabra, que lo acompaña y cuida.
En el alto de Ibañeta el enfermo muere y su acompañante, que se encuentra aterrado y solo, ve llegar a un desconocido a caballo que carga a ambos peregrinos en su grupa y, en una noche, los lleva a Santiago de Compostela donde se da a conocer como el Apóstol, da sepultura al peregrino difunto y anuncia al superviviente que a su vuelta encontrará a sus antiguos compañeros perjuros a los que deberá afear su conducta y exigirles penitencia para que puedan continuar su peregrinación.


San Guillermo de Arnotegui

Se trata de una leyenda del siglo XIV, contada de padres a hijos y cuenta que, tras recorrer el Camino de Santiago, la princesa de nombre Felicia abandonó la corte y optó por la vida religiosa disimulando su condición y escondiendo su rango. Su hermano Guillermo, ofendido, descubrió el refugio de Felicia, pretendió rescatarla para las ilusiones del mundo y, al no lograrlo, la mató.
Arrepentido por su crimen, peregrinó a Santiago de Compostela y al regreso se recluyó en la ermita de Arnotegui, próxima a Obanos, donde atendió a las personas más necesitadas, llorando allí su crimen hasta el fin de sus días.

El Carro del milagro.

El libro III del Codex nos relata la conversión de la reina Lupa. Tras la llegada del cuerpo de Santiago a Iria Flavia, sus discípulos se dirigen a la corte de la reina para solicitar una parcela donde sepultar al Apóstol; la reina, sin embargo, los envió a la cercana corte del rey, enemigo del cristianismo, quien los encarceló. Un ángel los liberó y, cuando eran perseguidos, se produjo el milagro del hundimiento de un puente que acabó con los perseguidores.
Volvieron a la corte de Lupa, quien de nuevo intentó deshacerse de ellos aconsejándoles que unciesen el carro con unos supuestos bueyes mansos que eran, en realidad, toros salvajes y enviándoles al encuentro de un fiero dragón que fue vencido por el signo de la Cruz. Los bueyes, olvidando su fiereza, se dejaron uncir, y la reina Lupa, a la vista de estos milagros, se convirtió al cristianismo y cedió casa y suelo para sepultura del Apóstol.

Caminos de Santiago.

Por último, otro milagro del Codex, en este caso de su libro segundo, el cual narra el milagro que aconteció a un matrimonio francés que peregrinaba con su hijo.

Cruzaban estos terribles montes cuando el muchacho falleció de forma súbita, ellos interceden al Apóstol y cuando hacen la sepultura el hijo recupera la vida. Llenos de gozo, prosiguen su peregrinación a Compostela.


"Aquí ya depende de cada uno la fe o credibilidad que le, pero quizás todo esto es la magia que envuelve el camino"